Me gusta

jueves, 15 de septiembre de 2016

¿El amor nace de la vista?



El falso amor nace de la vista; la atracción que surge de la belleza externa, de lo superfluo. Algunos lo llaman sentimiento cuando quieren decir ¿deseo? Se podría clasificar tres etapas en las que el «amor» se pone en juego: amor inicial (atracción, deseo), amor intermedio (armonía emocional), y amor final (afecto, costumbre). Según los expertos, entre el primero y el último se manifiesta el término fidedigno, aunque, con el ánimo de abreviar, a todas las fases se las denomina con el mismo concepto. Este puente, que para algunos apenas dura unos pocos años, se cruza a ciegas. La sensación de permanecer invidente es maravillosa, la venda invisible cubre los ojos con tal firmeza que puedes caminar en una cuerda floja manteniendo un perfecto equilibrio. Solo cuando el vendaje cae, y regresa la luz natural, comienza la tercera y última etapa. Probablemente para ese momento ya usemos gafas progresivas o nos hayan diagnosticado unas incipientes cataratas, pero sin duda ese amor, sin ser el verdadero, es el más auténtico. Sí, ese que nos aleja la soledad y nos muestra las arrugas como vivencias, no como surcos asimétricos. Es el desenlace, dejamos atrás la física, y la química, para vivir la historia.

En resumen, la atracción nace de la vista y puede convertirse en amor. Este último nos hace perder completamente la visión.


30 comentarios:

  1. Solecita! Que reflexiva el día de hoy! Pero con toda la razón del mundo. Quien no ha andado a ciegas por los caminos del amor? Quien no ha trastabillado al caerse la venda pero continúa en la tierna oscuridad del enamoramiento después de que la primera imagen del ser, ahora amado, ya te impacto? Creo que todos.
    Y bueno, voy mis gafas de fondo de botella, bifocales y con graduación inteligente para seguir el camino, tal vez esta vez no me caiga de cabeza por los caminos del amor. 😀 Besote! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que pienso cuando me da por pensar, je,je. Me he olvidado que algunos/as lo hacen con un parche en un ojo. En el amor y en la guerra todo vale, o eso dicen. =P

      Un besote, guapa. =)

      Eliminar
  2. Genial, Soledad. Lo que dices y como lo expresas. Cuando te da por hablar de amor o desamor lo haces a las mil maravillas, con notas de humor, y sobretodo, con sabiduría, o eso es lo que me parece a mí.
    ¡Abrazo, Compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je. No me animes mucho, que monto un consultorio sentimental. =P
      Gracias, compi. ;)
      Un abrazo. =)

      Eliminar
  3. Lo que no me queda claro es si el amor es ciego, tuerto o solo tiene perdida progresiva de la visión...

    Besos Soledad, me gusta tu estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del "enamorado". =P
      Muchas gracias, José.

      Un besote. =)

      Eliminar
  4. No nace de la vista, como bien dices eso es sólo deseo.
    El amor nace del trato, de la convivencia con esa persona que sin darte cuenta se instaló en tu pensamiento.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Una veraz reflexión . No hay más que decir sobre tan acertadas palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ni una pega ni nada? =P
      Muchas gracias, apañao.
      Un besico. =)

      Eliminar
  6. Gafas progresivas o cataratas... jajaja
    Pero tienes toda la razón, el más auténtico es cuando la venda se cae... ;)

    Besitos, loquilla!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que la venda cae mucho antes de que necesitemos gafas progresivas, jaja.
    Desde luego, cada uno vive esas etapas a su ritmo y no siempre coincide con el de tu pareja. ¿Quién ve la luz más tarde? Seguro que el que ha estado más ciego.
    Cuando uno llega a la tercera y última etapa y se quiere quedar en ella para siempre, es cuando el amor se convierte en AMOR.
    Me ha encantado esta entrada. Daría para muchos posts.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, esto del amor y desamor da para mucho. ;)
      Muchísimas gracias, Josep. Me alegra que te haya gustado esta reflexión.
      Un abrazo. =)

      Eliminar
  8. Pocas veces he visto expresar con tanta clarividencia algo en lo que, normalmente, todos vamos a ciegas. Muchos consideran que esa última etapa es en realidad una pérdida de sustancia de las previas, una tranformación en costumbre de lo que debería nacer cada día, influido por la rutina, la falta de ardor juvenil, el miedo al cambio, etc, etc. Sin embargo, yo creo que no podría expresarlo mejor que tú en esa fantásfica frase: "... dejamos atrás la física y la química. para vivir la historia. Eres grande Soledad. y es un placer leerte. tanto en broma como en serio.
    Muuuuuchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora el que me saca los colores eres tú, je, je. Muchísimas gracias por tus palabras. ;)
      Besotes. =)

      Eliminar
  9. Muy buena la reflexión y la comparativa visual con esas metafóricas gafas muy lograda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je... Si es que el amor es tan complicado, a veces ni con gafas de culo de vaso. =P
      Gracias, guapa.
      Un abrazo. =)

      Eliminar
  10. Ya era hora de que alguien pensara como yo. Porque aquí en la blogosfera hay un montón de personas para las que el enamoramiento es el amor.
    Besos, Sole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues apunta otra. =P Para mí no es lo mismo, el enamoramiento es la fase inicial. Eso sí, un atontamiento que ojalá durase eternamente, je,je.
      Un besote. =)

      Eliminar
  11. Una muy buena reflexión, Soledad. Se ve que el verano te ha cargado muy bien las pilas, je, je, je.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, je,je. La verdad es que no me ha dado mucho el sol. =/
      Muchas gracias, Bruno. ;)
      Un abrazo. =)

      Eliminar
  12. Hay un sesgo cognitivo que creo que nos influye en esto del amor, y se llama "efecto halo". El efecto halo dice que si consideramos a alguien atractivo físicamente, inmediatamente le atribuiremos características positivas: creeremos que es amigable, bueno, inteligente, etc, solo porque físicamente nos atrae. También está el efecto halo inverso, o sea si alguien nos parece feo, inmediatamente creeremos que es antipático, aburrido, desleal, etc.

    Es un sesgo cognitivo, en otras palabras, un prejuicio.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, lo he estudiado. Es inevitable crearse ciertas expectativas. Más tarde, la venda se cae y somos conscientes de que todo no eran cualidades positivas.
      Gracias. Saludos. =)

      Eliminar
  13. Un día nos quitaremos las vendas de los ojos, y podremos ver al amor tal y como es.
    Una reflexión que me parece de una mente muy madura.
    Felicidades, Soledad.

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, preciosa. Me alegra mucho verte de nuevo. ;)
      Besitos. =)

      Eliminar
  14. Que filosofa eres de primer nivel. Las ideas que expresas estan muy bien plasmadas y es difícil rebatirte nada :)

    Bueno, me has animado a filosofar:
    Una venda que convierte a dos en uno. En un uno, que seguramente es menos inteligente que cada uno de ellos por separado. Y como dices, algun día cae la venda, y llega la luz. Una luz que no iluminará el mismo cielo para los dos. Y entonces después del amor llega Soledad.

    Saludos pampirolescos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, eres un filosofo de primera. ;) Y luego llego ¿yo?, je,je.
      Gracias, compi.

      Un abrazo pampirolés. =)

      Eliminar
  15. Ya lo dicen que el amor es ciego, (lentes progresivas, cataratas..)jeje
    Sólo a ti se te puede ocurrir.. :)

    Estoy muy de acuerdo con tu reflexión, por desgracia lo primero que vemos es la imagen, la suerte será nuestra que a ésta le acompañe lo realmente valioso, el amor y con él su historia.

    ¡Genial!
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil