Me gusta

jueves, 27 de agosto de 2015

Me marcho



¿Y si... me marcho?
A conocer otros paisajes diferentes o a regresar a alguno que me pintarrajeó la cara de felicidad.
A usar abrigo claustrofóbico en verano o un biquini colorido en invierno.
A tropezar con la misma piedra o a levantarme con el pie derecho.
A sufrir los efectos secundarios o a buscar la píldora de la felicidad.
A vivir deprisa o a seguir muriendo lento.
No lo sé.
Porque mientras estás leyendo estas palabras, no impides que lo haga.
Pero supongamos que... me marcho.
A endulzar con otro néctar mi café o a beber té.
A construir barricadas o a quitarme las espinas del alma.
A matar dragones o a calzarme un zapato de cristal.
A atrapar mis sueños o a ir hasta el infinito y nada más.
A quedarme si me lo pides o a no volverte a ver jamás.
Aún no lo sé.
Por eso, creo que... me marcho.
A arroparme en otros brazos sin coraza o a tirarme a un acantilado a braza.
A romper mis miedos o a sacudir los despojos de tu afecto.
Porque intuyo que no estrujarás las migajas de lo que un día llamaste amor.
Es por eso que… me marcho.

Y te lo agradezco.

6 comentarios:

  1. Me gusta tu aportación. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. No lo había leído y me ha gustado mucho.
    Me voy a atrapar mis sueños hasta el infinito y nada más. Te dejo, hasta la próxima.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.;) A veces hay que marcharse cuando uno está cansado de luchar contra imposibles para buscar la felicidad. =)
      ¡Atrápalos y no los sueltes nunca!
      Un besote. =)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen. ;) Yo diría que es prosa poética, pero no me hagas mucho caso jeje
      Un saludo. =)

      Eliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil