Me gusta

martes, 20 de octubre de 2015

Coaching sexual I



Aunque no es necesario, os recomiendo la lectura de Terapia confesional y de Adopta a un tío para seguir las peripecias de esta pareja. =P


Siempre he tenido la facilidad de darle la vuelta a la tortilla, en sentido figurado. Bueno, también en el literal. Cuando está suficientemente cuajada por un lado, se coloca un plato de un tamaño similar encima de la tortilla y se gira la sartén… Creo que me estoy dispersando.
Decía que tengo facilidad para manipular las situaciones a mi favor. Después del tropiezo con mi Antonio en el Mastur Bar, tuvimos una conversación sobre nuestra relación. Obviamente, yo tuve una coartada perfecta. Me personé allí para hacerle un favor a mi amiga Mari. Si el chico, Machopotente34, merecía la pena, ya se convertiría en un posible candidato para llevar a cabo los trámites de adopción. Enseguida mi Antonio lo entendió. Su excusa fue la que no acabó de convencerme. Él también suplantaba a su amigo Pedro. ¡Qué casualidad! Como el asunto me olía a chamusquina, hice mi particular melodrama e, inmediatamente después, decidí castigarlo sin sexo. Mi Antonio me dijo que le parecía justo.
Después de dos semanas recordé que el escarmiento era absurdo con el «Asunto Pisa» de por medio, no me serviría para nada. Había sido demasiado blanda (como el asunto en sí). De manera que cambié el castigo por buscar una solución a nuestro problema: terapia sexual. Pensé que iría a regañadientes, pero accedió voluntariamente cuando le insinué que secuestraría su PlayStation4 hasta el día de la cita terapéutica. 
Estaba deseando acudir a esa consulta, era lo más parecido a visitar el santuario de Lourdes. Según mi pacto con Dios, todo debía ir a la perfección. Solo que, cuando la recepcionista nos hizo pasar para hablar con el sexólogo, me llevé una extraña sorpresa:
¿¿Padre?? ¡¡Qué alegría volver a verle!! Estuve el otro día en su iglesia para hablar de un asuntillo con usted. Se marchaba muy deprisa. Pero no se preocupe, me lo resolvió Dios.
Disculpe, creo que me está confundiendo. Probablemente, debe de tratarse de mi hermano.
Ah, ahora le pilló, va de incógnito. No se inquiete, fingiré que no lo he reconocido. Fingir se me da bien, ¿verdad, Antonio? Debe de pasarle como a Superman, que cuando se ponía las gafas y se quitaba la capa se transformaba en Clark Kent, aunque yo siempre lo reconocía. Con usted me ha pasado igual. A decir verdad, ¡le sientan bien las gafas, Padre!
Señora, quería decir que el sacerdote al que usted se refiere es mi hermano gemelo. No es la primera vez que nos confunden.
¿Podría usted no llamarme «señora»? Me hace sentir mayor, como si no fuese su hija, Padre.
Si no le importa, llámeme Antonio. Sin más dilación, sería fundamental que a partir de ahora, si son tan amables, escuchen los consejos que les aportaré tras hacerme participe de su problema.
Mira, Antonio, ¡otro Antonio! Mi Antonio y Superantonio, ja, ja, ja.
Cariño, si no vas a dejar trabajar a este hombre, nos volvemos a casa, que me dejaste a medias con la partida de Assassin Creed
¡Ay, perdón! Es que estoy muy nerviosa, Padre. ¡¡Nooo!! Tache, Antonio. ¡Tú no, cariño! ¡¡Antonio Padre!! ¡¡Noo!!  Borre, ¡¡Antonio cura!! ¡¡Nooo!! ¡¡Antonio sexo!! ¡¡Nooo!!
¡Tranquilícese! Llámeme sexo. Disculpe… ¡¡Toni!!
Gracias, Toni. Pues, mire usted, en realidad nosotros venimos para solucionar el «Asunto Pisa». Le hablo en código porque mi Antonio es muy sensible con este tema, pero sucede, básicamente, que el elefante no levanta la trompa.
¿Cómo dice? ¿Podría hablar un poco más alto, por favor?
¡QUE EL ELEFANTE NO LEVANTAAAA LA TROMPAAA!
¿Disfunción eréctil?
¡No, hombre, todavía no ha muerto! Aunque un poco paliducha sí la veo.
Me refiero a problemas de erección.
¡Sí, eso! Shhh…, que mi Antonio no se entere…
Cariño, estoy sentado a tu lado. Te estoy escuchando. ¡Y el elefante también!
Lo cierto es que, no excitarse o no tener una erección en algún encuentro erótico, es algo muy común. Puede deberse simplemente a problemas de estrés.
—Francamente, Toni… Mire a mi Antonio. ¿Usted lo ve muy estresado?
En realidad, juraría que se ha quedado dormido.
Toni, me gustaría confesarle algo. Aprovechando que mi Antonio se ha quedado frito, y si Dios mira para otro lado... Usted así, disfrazado, es bastante atractivo. Las gafas le dan un toque muy sexy. ¿Podría invitarle a un gin-tonic, Toni? Si usted no está casado con Dios, y no hay ninguna kriptonita que se interponga...
¿¡Señoraaa!?

Continuará…


Para ver la última parte de esta terapia tan peculiar PINCHA AQUÍ.

34 comentarios:

  1. jajaja Desopilantemente creativo, Soledad! Y además con la excitante promesa del continuará ;)
    Sos de lectura obligada en momentos de bajón... anímico ¡eh!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. jeje Me alegra que te divierta un poquito. ;)
      Un beso.

      Eliminar
  2. Pobre Antonio. Con un torbellino como el que tiene por novia, normal que al pobre no se le levante la trompa del elefante. Y encima va la tía y se lía con el terapeuta. ¡Y delante de las narices de su novio! Esto se merece una penitencia de Padre y Señor mío. Ya te digo. :P
    Un abrazo, Sole. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Como tenga que ir otra vez a hablar con el cura la lía. :D Está muy necesitada la pobrecita :P
      Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Jajajjajaja, una gran continuación a la historia de esta peculiar pareja.
    Abrazo Soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje ¡y tan peculiar! Gracias, Gildardo. Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Jajajajaja esta chica es única, ella todo lo ve a "su" manera!! Me muero por ver cómo lidia el terapeuta con ella y qué arreglo puede tener el "asunto Pissa" de su Antonio. Me troncho!! jajajaja.

    Muy bueno, Soledad, gracias por las risas!!

    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo pronto... a ver si se despierta su Antonio aunque sea a codazos jejeje
      Gracias por tu visita y por regalarme tus comentarios :)
      Un besito. :)

      Eliminar
  5. Jejejeje... Me encanta, Soledad!!! Genial...
    Veremos el plan estratégico resolutivo del "asunto Pissa". Me reído mucho, mil gracias.

    Excelente!!!

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Sí, a ver que hacemos con ese pequeño problemilla :P
      Gracias a ti, guapa.
      Besitos. :)

      Eliminar
  6. Jajajaja, buenísimo!! Deseando saber cómo continuará.... aunque ocurra lo que ocurra, ella lo pondrá todo a su manera! jajaja
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Eso seguro, Flora. Tiene el don de llevarse siempre todo al terreno que más le interesa. :D
      Un besazo. :)

      Eliminar
  7. Jajajaja desde luego no puedo parar de reír. Pobre Antonio. ¡Qué mujer! Me río mucho con ella.
    Deseando nueva entrega de esta pareja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que su Antonio está "empanao" y no se entera de nada, jejeje
      Un abrazo, guapa. :)

      Eliminar
  8. Buenooooo menuda tipa está hecha la protagonista, tan pronto se va por los cerros de Úbeda como habla sin tapujos (aunque en clave) del asunto que sea. Me ha hecho mucha gracia que ella entendiera por "disfunción" lo de "defunción" jaja. No me esperaba que Antonio trompa caída se quedara frito, pero sí que me empieza a parecer costumbre que ella trate de buscar otros elefantes en la manada jaja.

    ¡Un beso Soledad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Mira que pensé, ¿se pillará lo de defunción? ;)
      jaja Buen juego metafórico has montado, qué chulo ;)
      Un beso :)

      Eliminar
  9. ¡La madre que la parió, Soledad! Jajajjajajjajajjaaa. ¡Esta tía es de traca!
    Me encantan las aventuras de esta singular pareja. No dejes de sorprendernos, niña!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Gracias, preciosa. Ya veremos que pasa, ahora mismo no lo sé ni yo :P
      Un abrazo. :)

      Eliminar
  10. Jajajaja que bueno Soledad, me encanta esta mujer, aunque habla demasiado. Me he reído un montón imaginando la escena!!
    Besin ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Es una auténtica cotorra. :P Y menudos jaleos arma la puñetera.
      Gracias, niña.
      Un besote. :)

      Eliminar
  11. jajajaja, menuda está hecha!!!! Pobre Antonio como no va a tener estrés, si hasta a mí casi me da algo, jajaja
    Es buenísimo, me encanta! Besos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje como siga así tendrá que ir a un psiquiatra directamente :P
      Gracias, guapa. Un beso. :)

      Eliminar
  12. jajajaj me encanto la continuación y esperare la que sigue jijijij

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Soledad:
    Acabo de descubrir tu blog. Jajaja, muy bueno el relato. Me gusta mucho tu sentido del humor. Yo también escribo humor :)
    Bueno, si me permites me quedo por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias y encantada de conocerte. ;) No solo te lo permito, si no que te agradezco que lo hagas :) Me pasaré a devolverte la visita. ;)
      Abrazos, amiga :)

      Eliminar
  14. :D Me dio penita Antonio pero es queeeeee...
    Vaya tela! Muy graciosa $oledad! Y me reitero en que tu lectura es ligera y amable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje es que te has enganchado tarde, Antonio tampoco es un santo aunque lo terminarán beatificando por aguantarla. Es una petarda. jeje
      Gracias, Miguel Ángel. ;)

      Eliminar
  15. Oiga! Que escándalo! No se salva ni el terapeuta. Aunque a esta chica le hubiera convenido el terapeuta de aquel chiste:

    Una pareja va a un sexólogo por problemas de pareja ya que el marido ya no le hacia caso a su esposa.
    - Doctor!! Mi marido ya no me toca, no me mira, no le importo, no me hace chaca chaca!!
    El médico se levantó y tomó a la mujer y la besó, la abrazó y la hizo suya salvajemente sobre el escritorio. Terminó y se arregló la ropa así como la mujer.
    - Esto señor - le dijo el médico al marido - es lo que se debe hacer a su esposa tres veces a la semana por lo menos!!
    - Bueno doctor, entonces se la traigo lunes, miércoles y viernes porque los jueves juego al futbol.

    Uno como ese médico debe conseguirse esta niña. XD. Me encantó!! Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje ¡qué bueno! Pues le vendría de maravilla hasta que se solucione lo del elefante. :P
      Gracias, guapa. Un besito. :)

      Eliminar
  16. Me encanta tu creatividad. Es raro ver ese humor para contar algo de este calibre. Me ha gustado mucho y con el contexto de este primero volveré a leer el segundo :)
    Un saludo Soledad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rachel. ;) Un poquito de humor absurdo que a veces es terapéutico jeje
      Un saludo. :)

      Eliminar
  17. jajajajjaja... Tremendamente divertida la escena de esta gran obra de enredos. Desternillante.
    Entre "caso pisa", "trompa de elefante", la confusión de disfunción por defunción y el "Super Antonio" me has hecho reír un buen rato. Genial, Soledad.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Gracias, compi. Cada vez lo enredo más. :P Me alegro de que te vaya sacado unas risas. :)
      Un fuerte abrazo. :)

      Eliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil