Me gusta

lunes, 28 de septiembre de 2015

Baile de pistolas




Cielo desértico de Tabernas, Almería (España). Año 2015.

Había llegado el momento. El viento del desierto soplaba con furia agitando a las plantas rodadoras. Uno frente a otro. Escasos pasos de distancia entre dos pistoleros. Se mascaba la tragedia —y el tabaco—.
Ambos habían guardado un acuerdo de tregua temporal; a pesar de que se habían prometido venganza tiempo atrás. John se la tenía jurada a Clint tras su exitosa trilogía y la dirección de sus propias películas. A decir verdad, Wayne siempre se había sentido muy encasillado. Aparentemente, habían mantenido la calma, sin embargo, la disputa por el amor de la Srta. Kidman les había conducido a batirse en duelo.
Nicole fue una cortesana afamada por lanzar su pierna al aire y remover sus faldas en una función nocturna de un popular cabaret parisino, en el cual era protagonista principal. Hubo fallecido en los brazos de su amado; un escritor bohemio que solía cantar a los clásicos. Tras su muerte, permaneció fotosensible en una mansión hasta completar méritos para su traslado al otro barrio. En el cielo del oeste conoció a dos tipos duros: John y Clint.
Ahora un desafío a muerte establecería un vencedor y concluiría con esa rivalidad. Así, Dios dispuso como padrino de la ceremonia al sheriff Chuck Norris.
El acontecimiento atrajo a una gran multitud: bandidos y forajidos de toda la región, la tribu de Hollywood (liderada por Toro Sentado) y una diligencia con las chicas de la compañía Con faldas y a lo loco para amenizar el espectáculo, entre otros.
Todas las miradas permanecían atentas a ambos. Música de ambiente.
Tiriririri ririri…
—El Mundo se divide en dos categorías, John, los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Podría dispararte sosteniendo tu propia pala —Le subestimada Eastwood fijando su mirada pétrea en él mientras se giraba en sentido opuesto.
—He hecho más de 250 películas y nunca he disparado a ningún tipo por la espalda, ¡cámbiamelo, Chuck! —replicó Wayne.
—¿Sabes que podría matarte raspándote con mi barba, John? —interrumpió Norris escupiendo su palillo a una velocidad de vértigo—. ¡Pégale un balazo a este tío, hostias!
—Te recuerdo John que ya estás muerto. ¡Yo sólo he venido a por lo que es mío!
—¿Crees que te preferirá a ti? ¡Al menos yo no visto un poncho tan ridículo! Vas a morir, aunque todo cambiaría si me incluyeses a título póstumo en los créditos de alguna de tus últimas películas —dijo John Wayne con sonrisa retorcida.
—Después de esto, no pienses que vamos a intercambiar fluidos corporales en la ducha esta noche. ¡No te incluyo ni borracho! —exclamó Eastwood con desprecio.
—Nunca he confiado en un hombre que no bebiera. Lo siento, Clint.
—Nunca pidas perdón y nunca te disculpes, es un signo de debilidad. Y recuerda que yo soy un tipo feo, fuerte y formal —comentó John.
—Tal vez yo soy El Bueno. Sé que hay más de 100 motivos por los cuales no debería matarte, pero ahora mismo, no se me ocurre ninguno.
—Yo soy el último pistolero. ¡Desenfunda tú primero!
Chuck, asqueado de tanta charla estúpida, arremetió a golpes de puñetazo y patada dejando gravemente heridos a ambos. Nicole, aburrida de la disputa y creyendo que acabaría más sola que la una, lanzó un guiño sensual a Toro Sentado, que le mandó señales de humo como respuesta a su coqueteo. Este decidió levantarse para largarse con la chica.
Toro Levantado y la Srta. Kidman subieron a lomos de un búfalo vil. Galoparon por todo el desierto con dirección a Las Vegas donde formalizarían su amor entre indio y cabaretera.

28 comentarios:

  1. Perfecto. Grandísimo relato. Me ha encantado la imagen del cielo de los vaqueros de película…Jajaja.
    Y que tres referentes, bueno cuatro. La bella Kidman.
    Yo creo que si Chuck Norris, Clint Eastwood y John Wayne dieran juntos al unísono un puñetazo el suelo, el planeta se partiría en dos.
    Ya no se fabrican hombres así…Jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Te olvidas del indio que, sentado y todo, al final se ha llevado a la chica :P

      Un abrazo, amigo. :)

      Eliminar
  2. De lo más original que he leído desde hace mucho. Abrazos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje original no sé, yo diría surrealista. :P Un abrazo apretao. ;)

      Eliminar
  3. Sólo en el hogar de las pampiroladas se puede elaborar un relato que mezcle personajes famosos, diálogos entre ingeniosos y desternillantes, y coqueteos a base de señales de humo jaja. Me ha gustado y me he reído leyéndolo. ¡Un beso Soledad! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Me alegro de haberte robado alguna sonrisa. Un abrazo. ;)

      Eliminar
  4. Enseñanza: Cuando dos machitos luchan por una misma mujer, al final viene un tercero que no se tiene que enfrentar a nadie y al que la mujer elige que es en definitiva lo que pasa en la realidad.
    Interesante e instructivo.
    ¡Muy bien Vaquera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Real como la vida misma. Bueno, el transfondo. jejeje
      Un abrazo, cowboy. :)

      Eliminar
  5. Ahhh me encantó, especialmente cuando Norris cansado de tanto blablabla termina dándole de puñetazos a todos. Y Nicole, siempre con buen ojo, se fue con el indio. Todos saben que los indios son los dueños de la mitad de los casinos de las Vegas, inteligente niña jojojo. Buena versión de "El bueno, el malo y el feo". Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, yo no sabía que los indios eran dueños de la mitad de los casinos de Las Vegas. Interesante, jejeje
      Gracias, nena. Un besito.

      Eliminar
  6. Jajajaja. Original a más no poder.
    Mucha suerte, compi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, Chuck Norris no necesita suerte, Chuck la inventó :P
      Un abrazo, guapa. :)

      Eliminar
  7. Un simpático e ingenioso relato, Soledad. Cuántos conocidos se han dado cita en él, vivos o muertos jajajaja. Me ha gustado mucho y me ha hecho sonreir, gracias!!

    Un abrazo nocturno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, Julia, he líao una... Nicole, bueno, entre "Moulin Rouge" y "Los otros" ya le tocaba, el mítico Wayne ya está. Pero a Clint (también llamado Cliff :P) y a Chuck Norris les he dado un paiseito porque a mí me ha dado la gana. :D
      Un abrazo para Lula y para ti. ;)

      Eliminar
  8. Jajajjajajaaja... Tremendo, Soledad. Me has hecho de reír, muy mucho... Y para rematar la jugada lo de "Toro levantado" genial.. jajajaja
    Mezcla Moulin Rouge con una de Eastwood, otra de John Wayne y mete de por medio al cariacturesco Norris dando puñetazos y te sale un "Los Mercenarios" de humor casposo y hombría desbordante de machotes alfa sin tapujos. Una gozada y divertida incursión del Far West más cachondo y desenfadado.
    ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Un duelo que acaba en puñetazos :P
      Gracias, Edgar. Me alegro de que te haya hecho reír ;)
      Un abrazo, amigo. :)

      Eliminar
  9. Genial!. Me ha ENCANTADO!!. Un cóctel explosivo el de este duelo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Soledad.
    Te compro todas tus referencias cinéfilas. Todas, excepto Chuck. De él sólo me gusta una peli, "El furor del dragón", pero no por él, sino por Bruce Lee. Además, creo que esa peli es la única en la que Chuck pierde un combate. El pobre narciso debió pensar tras acabar el rodaje: "La primera y la última. Se acabó el cachondeíto. A partir de ahora se me van colocando en fila para hostiarlos mejor y en riguroso orden de llegada. Vayan cogiendo número. Y de uno en uno, por favor". Y hasta hoy. :P

    Por cierto, tu relato: original. Mi blog también te felicita. ; ) Un saludo. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, ¿es demasiado tarde para meter a Bruce Lee? Joes, ¡lo olvidé! No puedo creer que Chuck perdiese un combate, se dejaría ganar :P
      Gracias por pasarte ;) Besos a dos bandas. :)

      Eliminar
  11. Me ha encantado!! Muy original y simpático. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Gracias por darte una vueltecita por aquí, Elena. Un abrazo. ;)

      Eliminar
  12. Muy original y divertido
    ¡¡Estaban todos!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todos jeje. Gracias, Conxita. Un abrazo, guapa. :)

      Eliminar
  13. Muy divertido, Soledad! He disfrutado como un niño leyéndolo! El humor siempre queda bien, en cualquier tema, reírnos de nuestras estupideces es lo mejor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo, Paola. Mil gracias por tu visita.
      Saludos ;)

      Eliminar
  14. Un auténtico despliegue cinéfilo con el que he disfrutado reconociendo a los actores, algunas citas y las películas. Una experiencia sensacional la que he sentido al leer este relato ficticio cuyos protagonistas son personas reales, tres de los grandes, dos de ellos del western, enfrentándose por Nicole Kidman. Finalmente, explota el toque de humor ligeramente contenido durante todo el diálogo cuando Chuck se lía -como no, jaja- a patadas y puñetazos, y cuando quien se lleva a la chica, es Toro Sentado.
    Un saludo, Soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho una mezcla explosiva, jeje Gracias por leerme y comentar, Ricardo. ;) Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil