Me gusta

lunes, 31 de agosto de 2015

Versos para dos

   —¡Te propongo un juego! Entre los dos vamos a hacer poesía. Tu escribes un renglón y yo otro,  y descubrimos qué somos capaces de crear.
   —¡Me apunto!
   —¡Empieza tú!

   Saboreo el último sorbo de mi copa de vino tinto y comienzo a escribir mi primer renglón. Me dejo llevar por el poder del rey Baco y el capricho del momento.

Estoy en un laberinto sin salida,
sin minotauros ni ninfas,
sin trampolín ni paracaídas
pero contigo, en definitiva.
Solo en mis sueños, mi imaginación,
soy enteramente yo, cuando te sueño,
cuando te descubro, tu cuerpo, tu sudor,
tus maneras, tu interior, cuando me
excitas, ¡oh, sí!, éxtasis y dolor,
velocidad, fricción, calor...
Sexo a traición.
En definitiva… amor.
¿Follamos?

   —Creo que esto no debería terminar así. (Risas pícaras)
   —A mí no se me ocurre mejor manera de acabar esta poesía.

   Y el vino habló.




jueves, 27 de agosto de 2015

Me marcho



¿Y si... me marcho?
A conocer otros paisajes diferentes o a regresar a alguno que me pintarrajeó la cara de felicidad.
A usar abrigo claustrofóbico en verano o un biquini colorido en invierno.
A tropezar con la misma piedra o a levantarme con el pie derecho.
A sufrir los efectos secundarios o a buscar la píldora de la felicidad.
A vivir deprisa o a seguir muriendo lento.
No lo sé.
Porque mientras estás leyendo estas palabras, no impides que lo haga.
Pero supongamos que... me marcho.
A endulzar con otro néctar mi café o a beber té.
A construir barricadas o a quitarme las espinas del alma.
A matar dragones o a calzarme un zapato de cristal.
A atrapar mis sueños o a ir hasta el infinito y nada más.
A quedarme si me lo pides o a no volverte a ver jamás.
Aún no lo sé.
Por eso, creo que... me marcho.
A arroparme en otros brazos sin coraza o a tirarme a un acantilado a braza.
A romper mis miedos o a sacudir los despojos de tu afecto.
Porque intuyo que no estrujarás las migajas de lo que un día llamaste amor.
Es por eso que… me marcho.

Y te lo agradezco.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Piezas de un puzzle


Quiero arrugarte la camisa, arrancarte un botón; ensuciar tus platos, hacerte reír un rato, viajar a Japón; rodearte con mis brazos, tropezar con tus zapatos, dedicarte una canción; desaliñar tu ensalada, abrazarme a tu almohada, dibujar en tu espalda, recorrer el desierto en bañador; calentar un helado y soñar que somos superhéroes en acción; regalarte un flotador, cocinar a fuego lento para dos, meterte un virus en el ordenador, ganarte con la PlayStation 2, explotarte un globo en la cara, vigilar tu pantalón; robarte una mirada, visitar París en Nueva York, desearte un deseo, protegerte en un rincón; juntar la naranja y comerme un limón....

Pero más que nada... ¡Quiero curarte el corazón!

viernes, 14 de agosto de 2015

Del 1 al 10

   ¿Cariño?
   Sí, amor.
   Del 1 al 10... ¿cuánto me quieres?
   Diez. ¿Y tú a mí?
   Cinco.
   ¿Sólo 5?
   Tenía toda la vida para quererte hasta diez.

         Y me marché…




¡Quédate con ese alguien que cada día pueda quererte un poquito más!

Small Pencil