Me gusta

martes, 22 de diciembre de 2015

El antagonista



Día 21 de diciembre

Hoy sería un lunes normal y corriente si no fuese porque apesta a viernes. He decidido recluirme en estas cuatro paredes hasta que esta conmoción desaparezca. Un espíritu nos ronda... Soy consciente de que solo en casa, aislado del resto, estaré protegido. Acabo de poner los clásicos de ACDC, tengo que volver a estar coherente, al menos unos minutos.

Día 22 de diciembre

Necesito aprovisionarme de víveres para mantenerme oculto un tiempo. Misteriosamente estos días engullo más de lo habitual. Parece un virus letal que penetra hasta mi estómago, pidiendo alimentos grasientos. Cho-co-la-te. ¿Tengo que luchar contra toda la humanidad? Me pregunto si habrá algún ser que aún no haya sido infestado.

***

He sufrido un ataque claustrofóbico cuando me dirigía al supermercado. Una masa humana venía hacia mí, apenas podía respirar. Me miraban fijamente con gestos extraños en sus caras, un tanto artificiales. Todos recitaban la misma frase. Eran autómatas. Esto es peor de lo que me temía... En el establecimiento he escuchado una música, estúpidamente pegadiza; era un bucle continuo. Creo que se trataba de un mensaje alienígena, o quizá estos robots han sido programados para repetirlo sin cesar. Me he tapado con mis manos fuertemente los oídos, pero aun así he comenzado a tararear esa letrilla nauseabunda. He salido corrido, debía escapar de allí. Sé que también se apoderarán de mí en cualquier momento. He chocado con gente que bebían en mitad de una plaza, sus cuerpos se movían de manera compulsiva, llevaban unos adornos extraños de distintos colores. Algunos tenían un papel en la mano y repetían unos números. Se sentían afortunados. A mí me ha recordado a la película La Isla, no tienen ni idea de lo que les espera. Pobres ingenuos, no saben que quedan impuestos al azar. Estoy confundido, quizá se han convertido en muertos vivientes maquillados con la sonrisa de Joker. ¡Maldita sea!, ¿qué está pasando?


Día 24 de diciembre

Se aproximan a mí. Ya están en casa de mis vecinos. Las voces son cada vez más potentes. Dan gritos de placer, los han poseído. Celebran que ha venido un tipo desde muy lejos. No acabo de saber de qué planeta se trata. Será su líder, imagino. Estoy viendo la película El Pianista, y me he colocado los auriculares a toda pastilla. Necesito cordura.

Día 31 de diciembre 

Han sido unos días horribles, no obstante, parecía que se habían apaciguado un poco. Son casi las 00:00. Veo desde mi ventana a una multitud de zombis entrajetados. Creo que realizan la coreografía de Thriller. Parece que ahora se han parado. Hay una cuenta atrás… ¡Joder, me temo lo peor! ¿Acabará nuestro mundo? Todos introducen en su boca un alimento circular pequeño, llenan sus mofletes, van a estallar de un momento a otro. Algunos tosen. Sigue ese retroceso: 2, 1,…
¡Falsa alarma! La tierra sigue intacta. Ahora se han vuelto más chiflados, todos se abrazan y hacen un tipo de danza a base de saltitos. Definitivamente, esto no es normal.
Esperad, vuelven, sí, son extraterrestres. Hay un resplandor y luces que emanan del cielo. Un sonido, ¡Boom! ¡Boom! Esto es un auténtico apocalipsis.


Día 3 de enero

Hoy por fin me he atrevido a salir a la calle. Aún están aquí, lo percibo. Sin embargo, parece que están, relativamente, más calmados. El mensaje ha cambiado, aunque recitan otro bastante similar al anterior. Lo escucho en todas partes, incluso en la televisión. Voy a apagarla. Creo que intentan contactar también conmigo a través de familiares, amigos y compañías telefónicas. He quitado la batería del móvil. Espero evitar mi localización. Necesito dormir. Tengo que estar preparado por si repiten el ataque.

Día 5 de enero

Creo que están aparcando sus naves, toda la gente se aparta para verlos pasar. Los seres les lanzan unos pequeños objetos. Desde aquí apenas tengo visibilidad. Todos gritan, los veneran. Veo gente con paraguas. Deben de ser una especie de antenas parabólicas que les ayudan a contactar con ellos. Es terrorífico. Además, he visto a un ratón gigante y pequeños seres montados en sus aparatos.

Día 6 de enero

Hay un silencio extraño. Creo que se han llevado a los adultos; solo han dejado a los niños. O tal vez, estos últimos, son los elegidos.

Día 7 de enero

No he tenido más remedio que salir de mi guarida. Ha dejado de sonar esa musiquilla contagiosa. Todos han vuelto a tener la cara de estirados de siempre. Ya no hay luces ni atavíos extraños. He golpeado a un tipo y me ha dedicado un mensaje habitual: "¡Ten cuidado, capullo!". Aparte de ese tropiezo, nadie se ha percatado de mi existencia. Creo que ya estoy a salvo. El mundo vuelve a ser la mierda de siempre. Por fin puedo estar tranquilo y volver a mi inmunda rutina. Feliz realidad.


Nota: El día 22 de diciembre se celebra en España un sorteo de lotería muy famoso, con premios superiores a los habituales. El 31 de diciembre, justo con las campanadas que anuncian la medianoche, se comen 12 uvas; tradición popular que trae suerte durante el resto del año -o eso dicen-. El día 5 de enero hay unas cabalgatas con un desfile de personajes infantiles acompañando a Los Reyes Magos. Esa noche los niños deben acostarse temprano porque les espera los regalos de los Reyes al despertar.  =)

22 comentarios:

  1. Menudo agobio me ha dado. Y eso que me encanta la Navidad. Pero es que vsta de esta manera dan ganas de encerrarse como el pobre protagonista.
    Genial.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Es que todavía no me ha llegado el espíritu navideño, eso o que me estoy escondiendo también. =P
      Un besito, guapa. =)

      Eliminar
  2. La nota aclaratoria del final puede venirle bien a los que no han sido aducidos todavía,nos sobra a los que si lo estamos ya.
    Es difícil, pero todavía te encuentras con seres puros que no comulgan con las fuerzas alienadoras de seres terrenales, ni están todavía condicionados por movimientos compulsivos de festejos varios.
    Creo que no puedo evitarlo, algo en mi pecho lucha por salir, imperiosa, como alien el 8º pasajero.......¡Ah si! es la frase repetitriva que como mantra debemos exteriorizar los infectados. ¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje la nota aclaratoria es para los que se pierdan un poco con detalles al no ser españoles. Los de aquí ya estamos, más o menos, poseídos. =P Tampoco puedo evitar dejar salir la frase... y mira que me resisto. FELIZ NAVIDAD. ;)
      Un abrazo. =)

      Eliminar
  3. Claustrofóbico, Soledad!! Menos mal que el día siete todo vuelve a la normalidad y el mundo vuelve a aser la "M" de siempre...¡Uff!
    Abrazos, niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal, imagínate que fuésemos tan amables y felices siempre... qué angustia. jeje
      Un abrazo grande. =)

      Eliminar
  4. Perfecto! Preciso! Realista! Con gran humor! Genial! Soledad Gutiérrez en grado puro!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Gracias, amigo. Un giro a estas fiestas, que no todo el mundo las recibe desde la misma perspectiva. ;)
      Muchos besos. =)

      Eliminar
  5. Lo cierto es que con el bombardeo publicitario que trae siempre la navidad, no me extraña esa reconversión en autómatas de muchas personas jaja. Que si la iluminación de las calles, el sorteo, los anuncios en la tele, el cine que suelen poner estas semanas, la cabalgata, Papá Noel, y un largo etc...

    Me ha hecho mucha gracia lo de los paraguas, es la realidad, la primera vez que vi uno en una cabalgata me harté de reír viendo lo efectivo que era para recoger transmisiones alienígenas en forma de caramelos jaja. En las cabalgatas son más peligrosas las personas ancianas que los propios niños por la vitalidad que sacan a relucir jaja.

    ¡Un pampirolés abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Es la leche como los abuelitos se colocan estratégicamente con los paraguas para pillar más caramelos para los nietos (bueno, esa es la excusa) jeje
      Otro abrazo navideño. =)

      Eliminar
  6. Yo he sido abducida, lo siento, no puedo remediarlo. Me sumo al

    He sido poseída, sí, lo reconozco. Siento que el espíritu que controla mi cuerpo y mi alma dirige todos y cada uno de mis actos. No me cambia la voz, ni tengo fuerza sobrenatural, ni tengo aversión a lo sagrado… pero me convulsiono al ritmo de los villancicos que berreo y los canto hasta en inglés y francés (¿eso cuenta?) en casa y por la calle. Y tengo como un tic. Sonrío mogollón. Y no se cuántas veces al día digo o escribo “Feliz Navidad”.
    Por cierto, Soledad, que no se me olvide: ¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!!
    Un relato GENIAL con mayúsculas, negrita y subrayado.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje si cantas villancicos en otros idiomas, definitivamente, has caído. Te ha poseído el espíritu. =)
      ¡Feliz Navidad! Ups, a mí también se me escapa. ;)
      Muchos besos. =)

      Eliminar
  7. Siento comunicarte que ahí no acaba la cosa: el día siete de enero yo he visto miles de almas babeantes, como zombies, que se atropellaban en las entradas de los grandes almacenes, peleándose entre sí por los girones de lo que otros abandonaban... Es algo... inquietante...
    Por cierto, bien pensada tu nota al margen para lectores de otros países
    ¡Que disfrutes de este extraño virus que nos invade!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, lo había olvidado. El 7 es de resaca y, para colmo, empiezan las rebajas. Gracias por recordármelo, me quedaré en casa hasta que pase el peligro. =P
      Disfrútalo tú también, al final es el mejor antídoto. =)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Buenísimo Soledad, :D
    Esperemos no dejarnos arrastrar por esos sentimiento claustrofóbico, jijiji
    Yo también los he detectado a los de las sonrisas siniestras... ;)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final todos acabamos "infestados" aunque sea un poquito. Bueno, te dejo que me voy de compras navideñas. =P
      Gracias, guapi. Un besote. =)

      Eliminar
  9. :) Me has hecho reír Soledad, y hoy aún estamos a 23!!!! ggggrrrrr
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooo, no puede ser... ¿todavía 23? jejeje Felices Fiestas, Kike. ;)
      Un beso. =)

      Eliminar
  10. Qué angustia, madre mía!!! Menos mal que a mí ese virus que parece rondar por ahí no me posee... ande, ande, ande, la marimorena... Ho ho ho!!!! Jajajaja
    Buenísimo loquilla!!! Miles de besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía Belén va una Flora, ring, ring... Yo estoy perfecta también... campana sobre campana... Soy inmune... fum fum fum... =D
      Muchos besos de antídoto. =)

      Eliminar
    2. Uy sí, se ve que estás divina también... pues hala, sigamos con lo nuestro que estamos a salvo... dime niñoooo, de quién ereeeeessss... ;)

      Eliminar
    3. Ains, estoy infestada... me voy a tocar la zambomba. jejeje
      =)

      Eliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil