Me gusta

miércoles, 7 de octubre de 2015

Queridos fantasmas



   Queridos fantasmas:

   Tengo 10 años. Ya no os tengo miedo. Ahora sé que no os ocultáis debajo de mi cama. También sé que no os cubrís con sábanas ni arrastráis cadenas. Sois de carne y hueso, y lleváis ropa del trabajo como papá. Y os quedáis con la gente que antes era buena. Soy valiente, ya no os temo. Acabo de llamar para que vengan a ayudar a papá. Quiero que le quiten ese monstruo que lleva dentro. Mamá y yo estamos bien. Le he dado un beso en la mejilla y tarareado: “Sana, sana, culito de rana...”. Quizá nos vayamos a un sitio mejor. Tengo ahorrada toda la paga extra que me dejó el Ratoncito Pérez. Él sí me caía bien. Yo estaba deseando que un diente se tambaleara. Él era realmente imaginario, no como vosotros. Solo queréis apoderaros de nuestra felicidad. Pero ahora he crecido; no me asusta la oscuridad. Nadie volverá a hacer daño a mi mamá. Alejaos fantasmas, y llevaos a todos los monstruos que se esconden en mi casa. A partir de este momento, tenedme miedo a mí.


   Fdo. Raúl. También podéis llamarme El Coco.

22 comentarios:

  1. Qué bueno. Me ha gustado mucho Soledad.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, monstruos que ya no dan miedo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que acabar con los monstruos y fantasmas que no dejan tener una infancia feliz a un niño ;) Un besito :)

      Eliminar
  3. Tan pequeño y comprende que ningún fantasma puede quitarle la libertad para obtener la felicidad.
    Bonito micro Soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá todos los niños fuesen tan espabilados como este, ¿verdad? ;) La violencia de género en cualquiera de sus formas es despreciable. :/
      Un abrazo, Mila. :)

      Eliminar
  4. Hermoso micro, Soledad.
    Ojalá se alejaran todos los fantasmas del mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una pieza muy lograda, Soledad. Te felicito. Un saludo. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. ¡Qué formalito estás hoy! :D
      Un abrazo. :)

      Eliminar
  6. Buenas, la verdad es que el relato está chulo y es muy tierno.
    Pero te escribo porque he estado cuchicheando tu lista de reproducción, algo que no suelo hacer, pues no me gusta que la música se arranque sola, pero a veces la curiosidad vence, y esto es como hacer audiciones a ciegas, libres de prejuicios a ver que sale. En general te veo muy cantautora, no sé si es por algún defecto de afición, que tú seas cantautora también y pilles la guitarra y te patees los bares en horarios nocturnos.
    La verdad es que no es mi estilo, no conocía casi ninguna, salvo la de tú y tuyo, que creo que sí la había escuchado alguna vez, no recuerdo bien el nombre, pero salió en la 2 hace no mucho, creo que está pegando bastante.
    Y nada más, probaré una canción o dos más y te abandonaré, quizás sea un adiós, quizás un hasta luego, quién sabe, de momento me quedo con un tema que juraría que es Marea, o un clon, pero la voz está un poco ¿cascadilla?, serán los años, de todas maneras nunca escucho a Marea más allá de su tercer disco.
    Nada más, disculpa el tochaco y mis divagaciones, a veces las hago sin querer.
    Saludos etílicos.

    PD:"Escuchamos la ley innata" esa frase me ha dolido un poco, aunque es un gran disco, soy de la vieja guardia. song: verde selva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo que comentas sobre el relato. ;) Con respecto a la música... no sé muy bien que decirte. Para gustos colores, como apunta el dicho. Es cierto que me gustan los cantautores, y ojalá pero, nada, no canto (salvo en la ducha) :) Bajé el sonido para que no resulte muy molesto al abrir la página y siempre se puede apagar (corazón rojo de arriba) o cambiar (flechitas o lista desplegable -corazón blanco derecha-). Si te apetece regresar eres bienvenido. Un saludo. :)

      Eliminar
  7. Maravilloso relato Soledad. Muy reflexivo.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  8. A través de la (ya no tan inocente) mirada de un niño, nos muestras a los verdaderos monstruos y fantasmas que pueden habitar un hogar, y como este pequeño gran ser llamado Raúl, los ahuyenta y les hace frente con su prematura (quizás forzada) madurez. Muy, muy bueno, Soledad.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido a la perfección. ;) Gracias. :) Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tierno hasta reventar... y al mismo tiempo triste. Hay que ver lo bien que te manejas en cualquier género, aunque siempre con un toque de humor. Un microrrelato narrado a través de los ojos de un niño pero con la ingeniosidad de un escritor. Una original y magnífica forma de tratar el tema del maltrato, mediante la pérdida de miedo de un niño que dice ser ya mayor. Sin embargo no deja de ser un niño lleno de inocencia e ingenuidad, y está claro en lo de un padre poseído por fantasmas.
    Un abrazo celdíaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería mostrar que estas situaciones te hacen crecer antes de la cuenta, aunque sigas siendo un niño.
      Mil gracias, compi. Tus comentarios siempre dan mayor valor al texto. =)
      Un abrazo celdíaco. ;)

      Eliminar
  10. Ohh! El coco tambien temió a los fantasmas y ahora los amenaza, bien por el. Ojalá nosotros también podamos superar todos los nuestros. Besote Sole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si aprendemos a cazar fantasmas (se me ha venido la banda sonora de la peli, jeje) antes de que sea tarde. ;)
      Un besote, compi. =)

      Eliminar
  11. Precisos microrrelato Soledad, hay que cazar los fantasmas que asustan a los niños. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, guapa. ;) Muchas gracias. Un abrazo sin fantasmas. =)

      Eliminar

Gracias por regalarme un poquito de tu tiempo.

Small Pencil